NicaraguaPanamáCosta Rica
INICIO
Congregación del Verbo      Divino
  »Quienes Somos
  »Nuestro Carisma
Región CAM
  »Misioneros de la CAM
  »Nuestra Misión
  »Proyecto Misionero CAM
»Programa PFT (Español)
  »OTP Program (English)
  »Contactos
  »Cumpleaños
Blog de noticias
Galeria de Fotos
Oraciones SVD
  »Fiestas SVD
  »Mini-Vademecum SVD
  »Novena a los Santos SVD
Sigueme...
Enlaces

Fiesta del Patrono de la Región Centroamericana SVD

29 de Enero

San José Freinademetz,

Presbítero

Antífona de entrada: 1 Cor. 9, 22-23

Me he hecho todo para todos,

Para ganar, como sea, a algunos.

Y hago todo esto por el Evangelio.

 

Oración Colecta

Omnipotente y Misericordioso Dios,

Cuyo Espíritu impulsó al santo sacerdote José

A proclamar la Buena Nueva al pueblo de China,

Concede que, por su intercesión,

Todos los pueblos lleguen al conocimiento

Del poder de la cruz y la resurrección de tu Hijo,

Y por la fe lo acepten como su Salvador.

Por el mismo Jesucristo,...

 

Oración sobre las ofrendas

Danos, Señor,

A los que depositamos sobre tu altar estas ofrendas,

El mismo espíritu de amor que infundiste en San José,

Para que al celebrar esta sagrada Eucaristía

Con mente pura y corazón sincero,

Te ofrezcamos el sacrificio que te agrada

Y que nos da tu salvación.

Por Cristo, nuestro Señor.

 

Prefacio de los santos pastores, o de los santos religiosos, o de santos y santas.

Antífona de comunión 2 Cor. 12, 15

Con mucho gusto me gastaré y me desgastaré por vosotros.

Oración después de la comunión

Por el misterio que hemos recibido, Señor,

Y por el ejemplo de San José,

Confirma en nosotros la fortaleza de tu Espíritu

Para que podamos testimoniar fielmente

La verdad de tu Evangelio.

Por Cristo, nuestro Señor.

LECCIONARIO

PRIMERA LECTURA

Dios me ha concedido de ser ministro de Cristo Jesús entre los gentiles, para que la ofrenda de los gentiles sea agradable a Dios.

Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos (Rom. 15, 13-19a, 20-21)

Hermanos:

Que el Dios de la esperanza llene de alegría y paz vuestra fe, y que la fuerza del Espíritu Santo os colme de esperanza. Yo personalmente estoy convencido de que rebosáis buena voluntad y de que os sobra saber para aconsejaros unos a otros. A pesar de eso, para traeros a la memoria lo que ya sabéis, os he escrito, a veces propasándome un poco. Me da pie el don recibido de Dios, que me hace ministro de Cristo Jesús para con los gentiles: mi acción sacra consiste en anunciar la buena noticia de Dios, para que la ofrenda de los gentiles, consagrada por el Espíritu Santo, agrade a Dios.

Como creyente en Cristo Jesús, pongo mi orgullo en lo que a Dios se refiere. Sería presunción hablar de algo que no fuera lo que Cristo hace por mi medio para que los gentiles respondan a la fe, con mis palabras y acciones, con la fuerza de señales y prodigios, con la fuerza del Espíritu Santo. Para mí es cuestión de amor propio no anunciar el evangelio más que donde no se ha pronunciado aún el nombre de Cristo; en vez de construir sobre cimiento ajeno, hago lo que dice la Escritura: "Los que no tenían noticias lo verán; los que no habían oído hablar comprenderán".

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL

Sal 98,1. 2-3. 3-4. 5-6

R.: Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.

Cantad al Señor un cántico nuevo,

Porque ha hecho maravillas;

Su diestra le ha dado la victoria,

Su santo brazo. R.

 

El Señor da a conocer su victoria

Revela a las naciones su justicia:

Se acordó de su misericordia y de su fidelidad

En favor de la casa de Israel. R.

 

Los confines de la tierra han contemplado

La victoria de nuestro Dios.

Aclama al Señor, tierra entera,

Gritad, vitoread, tocad. R.

 

Tocad la cítara para el Señor,

Suenen los instrumentos:

Con clarines y al son de trompetas

Aclamad al Rey y Señor. R .

SEGUNDA LECTURA

De las Reglas para Catequistas de San José Freinademetz (manual usado por los misioneros del Vicariato Apostólico de Shandong, tercera edición, Puoli, 1895).

La dignidad del misionero

Al inicio de su obra redentora, Jesús envió a Pedro y a los demás apóstoles a proclamar el Evangelio. Vosotros, que hoy continuáis predicando el Evangelio, sois igualmente apóstoles. Las gentes, oprimidas por el error, son como ovejas sin pastor. Es vuestra tarea ayudarlas y guiarlas a verdes pasturas, porque las ovejas se pierden por falta de un pastor. En el mar de la vida vosotros debéis ser timoneles de la gente a merced de tormentas de toda índole. Sin piloto, la nave ciertamente naufragará. Vosotros debéis ser generales de las tropas en guerra con el enemigo. Sin líderes un ejército se desmoraliza. Cuando no brilla el sol, el mundo queda envuelto en tinieblas. Cuando faltan el rocío y la lluvia, las flores se marchitan. Del mismo modo, si no hay nadie que predique el Evangelio, la gente no se acercará al Señor.

Por sobre todo lo demás, si queréis perseverar hasta el final y difundir efectivamente la fe, sed devotos del Espíritu Santo. En tiempos de Jesús, los que recibieron sus enseñanzas permanecieron inciertos y faltos de valor. Sin embargo, cuando el Espíritu Santo descendió del cielo y llenó los corazones de los apóstoles y de los fieles, ya no temieron nada. Incansablemente cumplieron su tarea.

Cuando ya no florecieron en China los grandes emperadores y los sabios maestros, las antiguas virtudes del pueblo comenzaron a desaparecer. Gentes de buena voluntad, sin embargo, aguardaron la llegada de mensajeros que los guiaran por el verdadero camino, anunciando a Jesús como lo hicieron los apóstoles. Hoy vosotros satisfacéis los deseos de esas gentes al proclamar fielmente entre ellos el Evangelio.

Aleluya Ver Lc. 4, 18

R.  Aleluya.

V.  El Señor me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres,

      Para anunciar a los cautivos la libertad.

R . Aleluya.

EVANGELIO

La mies es abundante y los obreros pocos.

W. Lectura del santo Evangelio Según san Lucas 10, 1-9

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: "La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino.

Cuando entréis en una casa, decid primero: 'Paz a esta casa'. Y, si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: 'Está cerca de vosotros el reino de Dios'".

Palabra del Señor.

San José Freinademetz - Fiesta

29 de enero 2006

Monición de Entrada:

Buenos días hermanos y hermanas:

Bienvenidos a la Eucaristía de este cuarto domingo del tiempo ordinario donde vamos a conmemorar la festividad de San José Freinademetz que, nacio en Oies/Abtei (actualmente norte de Italia) en la diócesis de Brixen (Bressanone) en 1852, y fue ordenado sacerdote en 1875. Entró en la Sociedad del Verbo Divino en Steyl, Holanda, y fue enviado como misionero a China en 1879. Allí proclamó incansablemente el Evangelio hasta su muerte en Taikiachwang, el 28 de enero de 1908.

Las intenciones en este domingo son las siguientes: ...

Recibimos al celebrante cantando alegremente.

 

Monición a la primera Lectura:

San Pablo en la carta a los Romanos nos afirma que anunciar la buena noticia de Dios, para que la ofrenda de los gentiles, consagrada por el Espíritu Santo, agrade a Dios.

Monición a la segunda lectura:

La segunda lectura de este domingo esta tomada d e las Reglas para Catequistas de San José Freinademetz.

Monición al Evangelio:

El Evangelista San Lucas nos dice que la mies es mucha y los opresor pocos, Pongámonos en camino.

Nos ponemos de pie y cantemos el Aleluya.

ORACION DE LOS FIELES

S. Invoquemos hermanos y hermanas a Cristo que es el Buen Pastor que dio su vida por sus ovejas. Dirijamos a Él nuestras súplicas y por la intercesión de San José Freinademetz lleguen al Padre omnipotente:

A cada petición respondemos:

San José ayúdanos a ser Mensajeros del Amor Divino

  • Siempre diste a tu Iglesia pastores que guíen a tu rebaño, concede que haya siempre misioneros que congreguen a tu pueblo. Oremos .
  • Alimenta a tu Iglesia en la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, confírmanos en nuestra misión de anunciar el Evangelio. Oremos
  • Enviaste a tu Espíritu Santo como consolador y defensor de la Iglesia, confírmanos en nuestra misión por la caridad y la fuerza de tu Espíritu. Oremos
  • Sanaste a los enfermos y expulsaste a los espíritus impuros, ayúdanos a confortar a los afligidos y a brindar tu amor a los que sufren. Oremos .
  • Te dejas encontrar en nuestros hermanos y hermanas más pequeños, enséñanos a acoger al forastero, alimentar al hambriento y compartir con los necesitados: Oremos.
  • Por la Iglesia Universal para que lleve siempre adelante la evangelización de los pueblos y sea signo de amor en la reconciliación de la humanidad. Oremos.

S. Dios Todopoderoso y Eterno, humildemente te pedimos que por la intercesión de San José seamos portadores de la misión evangelizadora de los pueblos y encarnemos en nuestra vida el amor de Dios y su palabra.